Luz verde a la nueva política de gestión de residuos electrónicos en Colombia


Publicado en: 
Septiembre 11 del 2013

Colombia produce cada año más de 100.000 toneladas de basura electrónica. Una cifra que incluye computadores, celulares, televisores, lavadoras, neveras, equipos de sonido y otros muchos electrodomésticos. El reducido costo de reemplazar computadores y celulares y la velocidad con la que la tecnología se vuelve obsoleta hace que los ciudadanos compren de manera desmedida. La buena noticia es que el Gobierno colombiano ha aprobado una ley exclusiva que pondrá solución al manejo y reciclaje de toda esta basura electrónica en desuso.


La nueva política de gestión integral de residuos del Gobierno, que se aplicará a todo el territorio nacional, establece los lineamientos y procesos de devolución, recolección, destrucción y reciclaje de estos residuos, donde los productores serán los principales responsables de establecer directamente, o a través de terceros, un sistema de recolección y gestión ambiental de los residuos de todos los productos electrónicos puestos por ellos en el mercado. Esto supone que cada tienda o empresa que venda artículos electrónicos debe proveer al consumidor de un canal para entregar los aparatos en desuso, además de asegurarse de su correcto reciclaje. El Gobierno Nacional y los usuarios también jugaran un papel fundamental en el proyecto.

El peligro de la basura electrónica:

Según el Instituto Federal Suizo sobre Materiales y Tecnologías, cada año Colombia produce un promedio de 9.000 toneladas de residuos de computadores, monitores y componentes. Se calcula que sin una gestión efectiva para su aprovechamiento, Colombia habría producido entre 2010 y 2014 alrededor de 140.000 toneladas de residuos electrónicos de computadores. Por otra parte, el Ministerio de Comunicaciones calcula que en Colombia hay más de 35 millones de teléfonos celulares abandonados o en desuso.

La basura electrónica supone un verdadero peligro para el medio ambiente y la salud humana. Los componentes y las baterías de un teléfono celular, por ejemplo, contienen arsénico y cadmio, elementos que producen enfermedades respiratorias y cutáneas o pueden ser cancerígenos. Al ser químicos, representan además un alto riesgo para el medio ambiente. A este potencial peligro de los residuos electrónicos se suman las neveras fabricadas antes de 1997, electrodomésticos que usan CFC, un químico considerado como la sustancia agotadora de la capa de ozono


Fotos:
Google

Video: YouTube.




















Comentarios

Entradas populares de este blog

ESPECIES DE BÚHOS Y LECHUZAS

FILTROS PARA LA POTABILIZACION DE AGUA DE USO DOMESTICO Y HUMANO

RIOS QUE CRUZAN LAS PRINCIPALES CIUDADES DE COLOMBIA (RIO BOGOTÁ)